BODAS

¿QUIERES UN FOTÓGRAFO QUE CUENTE TU BODA TAL COMO SUCEDIÓ?

Soy Damián Carrera y me dedico a capturar imágenes con el mismo espíritu con el que vivo: alegre, cercano y creativo.

REPORTAJES DE BODA QUE MUESTRAN VUESTRA ESENCIA

Cada uno de mis reportajes significa para mí lo mismo que para vosotros. Es un momento único e irrepetible que merece un acercamiento personalizado e íntimo pero también artístico y original.

Vivo y hago fotografía de bodas en Mallorca, me dirijo a parejas que busquen un fotógrafo que ofrezca una visión diferente, detallista y llena de espontaneidad. Alguien que pueda capturar vuestra boda tal como sucedió.

DISFRUTO COMO POCOS MI PROFESIÓN

Como fotógrafo de bodas, he descubierto que más que un trabajo, es una apasionada forma de vivir. Me involucro con los novios desde el primer momento y hago foco en eso que os hace únicos: vuestra historia de amor.

Considero que el trato personal es imprescindible en esta profesión. Como voy en pos de retratar la ilusión y la magia, quiero que las parejas confíen en mí como su fotógrafo de bodas.

¡Podéis relajaros, porque voy a encontrar vuestro mejor momento, ese que habla del sentimiento que os une!

LAS MEJORES FOTOS EMPIEZAN CON VUESTRA HISTORIA

Una boda es el reflejo de los novios. Por eso empiezo siempre con un reportaje previo que ademas de para fotos informales me sirve para saber de vosotros… ¿Cómo os conocisteis? ¿En qué momento habéis decidido dar el gran paso? ¿Tenéis preparada alguna sorpresa? ¿Cómo queréis que sean vuestras fotografías? esos y otros mucho temas serán los que trataremos y que me ayudarán a hacer imágenes oportunas y conmovedoras. Porque lo que haré como fotógrafo, será contar vuestra historia de amor con imágenes.

EL GRAN DIA

Siempre me involucro con el evento, pero sobre todo, con vosotros. Conocer vuestros gustos y personalidades nos hará sentir cómodos y esa cercanía me ayudará a conectar con los sentimientos que luego quedarán registrados en las imágenes. Os aseguro que la proximidad y la coincidencia entre fotógrafo y pareja ayudan a captar instantes espontáneos, esos que luego será maravilloso recordar.

Lo que hago es mirar y captar. Estar atento a las expresiones y gestos. Intuir una aproximación de sorpresa. Estar allí cuando intercambiéis un guiño o una sonrisa. Y recogerlo todo con mi cámara. Eso es lo que añade naturalidad a mis reportajes: que estaré capturando cada instante especial para convertirlo en un recuerdo.

En mi afán por contarlo todo con mis fotos estaré por todas partes, pero no me veréis como alguien que os importuna o interrumpe. Seré como una sombra, discreta y veloz, buscando el instante perfecto. Cada foto es una experiencia que se vuelve a sentir

A lo largo de mi carrera profesional he realizado muchos reportajes de bodas y en todas las ceremonias he retratado momentos de gran significado. Y lo he conseguido gracias a que me he enfocado, desde el principio, en el trato personal con los novios.

Mientras vosotros estáis disfrutando de ese día especial, yo estoy a la “caza” de momentos únicos, bordados de sentimientos, emociones y pasión. 

Mi estilo como fotógrafo de bodas es fresco, divertido y poco tradicional. Voy a atrapar detalles del ambiente, vestidos, arreglos de mesa, guiños, abrazos y besos. Haré fotos de los instantes que nadie notó, de la expresión que conmovió a la familia y sobre todo, de vuestra actitud enamorada. Las imágenes que sacaremos reflejarán los momentos naturales y emotivos de vuestro gran día.

UN POSTERIOR PARA FOTOS ARTISTICAS

El día de la boda pasa volando. Por eso, las fotos mas artísticas las hacemos unos días después. Sin nervios ni presiones, solo risas. Una excusa ideal para volver a vestiros de novios y haceros fotos con las que vais a dejar a todos con la boca abierta 😉

UN PRECIO UNICO

Trabajo por pasión, no para hacerme rico. No quiero que el precio sea un impedimento para que tengas las fotos que te mereces. Por eso tengo un precio ajustado y competitivo. El reportaje de boda vale 999€ y esto incluye la sesión de preboda y postboda. Precio final, sin sorpresas.

¿HABLAMOS?